¿Por qué se hundió Avril Lavigne?

Hace más de 12 años que el panorama mundial conoció a una joven cantante canadiense con ganas de comerse el mundo. Pelo liso y ojos azules, podíamos pensar que estábamos frente a la próxima Britney Spears, pero ni mucho menos. Guitarra en mano, Avril Lavigne entonaba temas de rabioso pop adolescente que la diferenciaban de sus colegas de falda corta y tacón alto, aunque con unos resultados muy similares. Hordas de fans, millones de discos vendidos, estadios llenos…abalaban la carrera de esta pseudo-Courtney Love. Sin embargo el paso de tiempo invirtió a la cantante. O a su discográfica. De repente, Avril Lavigne se subió a los andamios, abandonó la guitarra y prefirió el colorete. La canadiense pasó de “rockera” a diva. Un cambio que a la larga acarreó el hundimiento de su carrera. Hoy en día, Lavigne vive en el intentó de hacernos creer que es una punky que mezcla dubstep y que jamás se vendió a los dictados de las multinacionales. Parece ser que solo la creen en Japón.

Eso sí, la caída en picado de Avril Lavigne no es tan complicada de explicar. La creadora de Complicated no se vio aplastada por la llegada de megaestrellas como Rihanna, Katy Perry o Lady Gaga o porque su estilo musical haya pasado de moda. El problema radica en la indecisión de la canadiense a la hora de tomar una ruta artística. Su laberinto musical empieza con el rechazo de sus orígenes. Nadie puede atascarse en sus inicios, pero si decides renegar de ellos, hazlo con coherencia y siendo totalmente consecuente con lo que esto puede suponer. No se puede ser una machaca-niñatas para luego unirte a su club y más
tarde querer irte de él otra vez. Si abrazas el pop, innova desde este estilo, no vuelvas a un recuerdo en el que ya nadie cree. Aquí, la actual novia de América, Taylor Swift, nos mostró como se debe sobrellevar un cambio de estilo. Sabía que abandonar el country era un punto sin retorno, por lo que se rindió al pop para no volver a ponerse un sombrero de paja en su vida ¿Qué tenemos hoy en día? Una nueva diva del pop creíble y con su mejor disco hasta la fecha. Este podía haber sido el camino tomado por Avril Lavigne.

No obstante, ¿qué nos queda ahora de la canadiense? Una mezcla de Katy Perry con la Alanis Morissette más suave, envuelta en el halo de Taylor Swift. Ni un reflejo de lo que fue en su época dorada. Ahora no es más que un juguete roto que ya solo usan en las fronteras del mercado internacional. Culpa de sus managers por no saber enfocar su carrera. Y culpa de ella por dejarse llevar. No lleves un vestido de gala si no sabes, pero una vez puesto, no empuñes la guitarra, si no recuerdas como cogerla.

LO QUE ES

LO QUE DEBERÍA HABER SIDO

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s