Damon Albarn gana la batalla

Pocas cosas pueden superar a los 90. A caballo entre dos siglos, muchos pudimos ver el ascenso de Nirvana y su desodorante, la desesperación de REM o el erótico (no nos engañemos) instituto de Britney Spears. Pero, tal vez, uno de los puntos álgidos de la época sea la guerra que se estableció

entre Blur y Oasis. El britpop temblaba cada vez que lo Noel o Liam Gallagher abrían la boca. Lo mismo ocurría con Daman Albarn o Grahan Coxon, venenosos hasta la médula. Incluso, sus  fans, cual soldados,  batallaban por encumbrar a unos u otros. Solo faltaba el ring de lucha y las máscaras para completar lo que era uno de los principales espectáculos del mundo de la música.

Sin embargo, los delirios de grandeza se disipan con el paso de los años y ya nadie tiene ganas de entrar en riñas absurdas sobre quien es mejor o peor. A menos que te llames Liam Gallagher. La cuestión es saber envejecer y que el nombre del grupo no ahogue tus proyectos. El pasado nunca debe ser una atadura del presente. Así, después de Blur y Gorillaz, Damon Albarn se lanza en solitario con un giro de 360 grados llamado Everyday Robots.

Pero, ¿qué nos deja este cambio de rumbo? Pues nada más, ni nada menos que 12 pistas, 14 si hablamos de la edición especial, en las que Damon Albarn nos deja ver su lado más personal. Everyday Robots nos muestra la sutileza que ningún álbum de Blur o Gorillaz tiene. Ritmos lentos y misteriosos nos hacen viajar por su dimensión más íntima, hablándonos de su adicción a la heroína o el nacimiento de su hija. Eso sin olvidar una serie de temas dedicados al utópico uso de la tecnología. Pero, tal vez lo mejor sea la producción, minimalista y elegante,  donde algunas melodías solo tienen una guitarra y una caja de sonidos. Hasta las canciones con más instrumentos están perfectamente orquestadas para seguir sonando nítidas.  Y es que sonidos como los de Mr Thembo, The Historiy of a Cheating Heart, Hollow Ponds o Everyday Robots son auténticas muestras de como debe ser el pop del siglo XXI.

Sin lugar a duda, nos encontramos ante un disco extraño, sin ningún single con el que pueda conquistar las listas del planeta. No obstante, solo así, el británico puede dar esa sensación de profundidad que tanto persigue, sin perder ni un ápice de intensidad. Impecable con algunas de las mejores guitarras de su carrera, Everyday Robots es la joya con la que cualquiera querría estrenarse . No es de extrañar que Noel Gallagher le haya pedido grabar algo con él. ¿Se entierra el hacha de guerra o es más la falta de ideas? De una forma u otra, el mundo Oasis se estará tirando de los pelos.

DISCO COMPLETO

 

 

Anuncios

1 comentario

  1. Así como lo describes dan ganas de darle otra oportunidad. Empecé a escucharlo cuando lo pusiste en twitter pero lo dejé rápido. Pero bueno, lo intentaremos otra vez xD

    Tienes un premio en mi blog. En realidad son una chorrada y no significan mucho, ya que se reparten por favoritismo pero bueno, ahí queda xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s