La vuelta de Shakira : reseña

¿Qué le pasó a Shakira? ¿Dónde se quedo la que parecía que iba a ser la próxima reina del pop? Si pensábamos que la colombiana iba a gobernar la música internacional, andábamos algo equivocados. Porque si hace unos años, temas como Whenever, Whenever (nuestro Suerte) o Hips Don’t Lie mandaban en las listas de todo el mundo, hoy en día, Shakira no es número uno mucho más lejos del continente Sudamércino, España o Francia, algo totalmente provocado. Y es que,  no se quien convenció a la

de Barranquilla para realizar esa dicotomía en el mundo de la música, separando el público anglosajón, del latino, lo cual puede ayudarte, pero a fin de cuentas, un terrible error. No puedes apoderarte de Billboard, si solo lanzas canciones para conquistar los 40 Principales, sobre todo en una era donde la competitividad en el género femenino del pop es voraz.

No obstante, Shakira no se quiere dejar comer. Y para ello tiene respuesta, una respuesta con su propio nombre. Pero, ¿cómo es ese “Shakira”?

Insuficiente. Y es que el que debería ser el álbum con más personalidad de la colombiana, es con diferencia uno de los más dispersos. El batiburrillo de productores y estilos hace que el disco se transforme en un auténtico caos, muchas veces sin pies, ni cabeza. Shakira tropical, Shakira electrónica, Shakira rockera…30000 versiones de la intérprete con las que pretende volver a abrirse al público que hace unos años perdió. Esta Medicine (junto a la estrella del country Blake Shelton), donde sus pies descalzos se embuchan los ritmos del Lejano Oeste, The One Thing o 23, canciones que parecen estar hechas para la Avril Lavigne más petarda (vaya Taylor Swift). No comentemos la versión tanto en castellano, como en catalán del tema de SAU, Boig Per Tu o la terrible Nunca Me Acuerdo de Olvidarte, únicamente salvable en su versión en inglés y acompañada de la voz de Rihanna. Por suerte, Shakira todavía se puede salvar de la quema. Tenemos a la épica Empire (de lejos la mejor composición del disco), las tropicales y deliciosas Cut Me Deep y You Don’t Care About Me, o la animada Dare (LaLaLa), que sin dejar de parecer un descarte de Jennifer López y Pitbull, es sumamente pegajosa.

Entiendo que la colombiana quiera alcanzar la cima de Washington, Londres o Berlín, pero no creo que este álbum,para todos, pero para ninguno, le vaya a ayudar. Solo sería efectivo si esta jamás hubiera abandonado estos mercados, dejando campar a sus anchas a otras como Katy Perry o su propia compañera, Rihanna, las cuales avasallan ya las listas de ventas de los países latinos. La compositora de Ciega, Sordomuda triunfará donde ella posó hace lustros su mirada, pero no pasará de diva de segunda fila de los que olvidó. Nunca me Acuerdo de Olvidarte canta. Pues, aunque no lo creas no es tan difícil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s