Mø: Digna de ser vista

Desde muchos medios se ha dicho que Madrid es la abanderada de los grandes conciertos de rock, pero que el pop la ha abandonado. Y es que si nos fijamos, su más aférrima rival, Barcelona, está siendo elegida por todas las grandes divas del pop para montar sus escenarios. No obstante, la palabra “pop” no tiene porque ir unida directamente a la de” diva”. Madrid ya no recibe tantas divas, pero el pop sigue recorriendo sus venas. Se puede sentir su base entre las calles. Si no decídselo a la noche del 22 de marzo y su protagonista (con permiso de las Marchas de la Dignidad):  Mø.

Así, en la oscura Independance, envuelta en un ambiente en el que se mezclaba el griterío de la gente y un fuerte olor a marihuana, se presentó la gran revolución del pop danés.  Mø no es una diosa de la belleza, ni tampoco colecciona números 1 como cromos, pero todo esto tampoco es necesario para montar un buen espectáculo. Arropada por unos diez focos, un simple proyector y tres músicos, a la vez que beneficiada por la previa actuación un tanto floja de esa imitación de The Pretty Reckless a la española llamada Kokó, la danesa se ganó al público nada más pisar el escenario.

Su directo no fue solo esa auténtica retahíla de temazos que contiene su primer álbum No Mythologies to Follow, sino un auténtico viaje que nos lleva a los 60 de la mano de temas Don’t Wanna Dance, para de una bofetada lanzarnos al 2014 mediante ritmos típicos del R&B más moderno que no duda en dejarse seducir por la magia de los sintetizadores. Pero, tan atractivo como su repertorio fue la propia interpretación, contagiando su locura a todo el público. La agresividad de sus movimientos solo era comparable a la potencia de su voz. Con cada golpe de cabeza, el gentío entraba más y más en un éxtasis que solo ella era capaz de controlar.

¡Good night Madrid! fue lo último que dijo Mø antes de desaparecer entre las sombras de Independance, sudada y dejando al público con ganas de 2 horas más de concierto. Y es que esta joven de 25 años tiene todos los ingredientes para ser la próxima gran diosa del pop, acabando con gente como Lady Gaga o Katy Perry. Sin embargo, hay algo que falla en ella y la aleja totalmente del resto ¿Acaso Rihanna se pondría a saltar y bailar con su público? ¿Se retorcería Taylor Swift en una columna mientras sus ávidos espectadores la tocan sin piedad? Ya no hablemos de tirarnos en plancha a él. Por eso, Mø nunca será una reina del pop, aunque recorra medio mundo. Ni falta le hace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s