Recuerdos de la tierra donde nací

1 de marzo, para muchos, primer día del tercer mes. Para otros, carnavales y para más o menos un millón de personas, el día de su tierra. Y es que ese mismo día hace 31 años se promulgaba el Estatuto de Autonomía de las Islas Baleares. Aunque la fecha no sea más que una escusa propiciada por la política frente a la necesidad de cubrir festivos dentro del calendario, se ha acabado convirtiendo en el día de este archipiélago. Sin embargo, como balear, cada día me siento menos identificado con ese día, no porque me considere un centralista, sino porque la política (por desgracia) nunca se ha sabido comportar con Baleares. A pesar de ser la comunidad que más dinero aporta a las arcas del Estado, este lo ha recompensado con la quita de prestaciones médicas o la destrucción del medio natural. Además, la clase política balear, corrupta hasta la médula, no ha hecho nada por defender los intereses de su tierra. Bueno sí, el dinero del contribuyente siempre les ha interesado. Y es que parece que solo tienen un plan de futuro: seguir tirando de esa gallina de los huevos de oro que es el turismo, ya sea con un ejército de torres de hormigón o con un mar más negro que el azabache. Mientras el negro no cubra el dorado en el que viven, el resto poco importa.

Para no aburriros con mis divagaciones, os presentaré algo propio del sitio donde nací, la música. Ante todo recordaros que Ibiza puede que sea capital mundial de la música electrónica, la cual no desprecio, pero tampoco veo propia de la isla. En parte, esta solo es el aliciente por el que gente de todo el mundo invade la Pitiusa mayor para todo tipo de actividades, que no se pueden relatar en horario infantil. Así discos como “Ibiza party hard session” (si, es inventado) no muestran el verdadero espíritu de la isla. Si realmente queréis conocer los ritmos típicos de Ibiza, tendríamos que ir a la música de xeremies (flauta ibicenca) y tamborils, habituales en la danza tradicional de la isla: el ball pagès.

Pero si el folklore no os convence, Ibiza tiene una buena lista de  bandas que se alejan de las pistas de Pachá o Amnesia. Desde grupos que triunfan en la isla como Proyecte Mut o Quatre de Copes, hasta agrupaciones que triunfan  (o triunfaron) en el panorama nacional como Statuas d Sal. Incluso, para rescatar las canciones tradicionales de la isla, cada año se celebra una especie de festival “Ressonadors” donde varios grupos se reúnen para versionar de forma moderna dichas canciones.

Y es que para recordar los atardeceres del Mediterráneo o el olor a hoja de pino, no existe solo el Café del Mar. Porque Ibiza no es imperio de los Guetta, sino de los ibicencos.

MÚSICA IBICENCA

4 DE COPES-NO PUC PARAR

PROJECTE MUT- L’HORT

STATUAS D SAL-PAYASO

RESSONADORS- JO TENC UNA ENAMORADA

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s