¿Para qué sirve un Grammy?

La ciudad de Los Ángeles es una de las urbes con menos gracia del mundo. Sin ningún vestigio histórico, prefabricada como la que más, no es más que un amasijo de destartalados edificios de cemento armado, rodeados de un sinfín de autopistas que invitan a la salida de esta monstruosidad. Sin embargo, la metrópolis californiana brilla como la que más, no por su propia luz, sino por la magia del espectáculo. Y es que Los Ángeles tienen la suerte de ser capital del cine, la música y el famoseo, unos títulos superfluos (casi erróneos), pero útiles para atraer turistas. Algunos de los momentos de mayor auge de la ciudad es cuando se celebran las grandes entregas de premios tipo Óscars o Globos de Oro, tan falsas como la ciudad donde se celebran.

Uno de estos picos se sitúa en enero con la llegada de los Grammy. Estos son los premios que entrega la Academia de la Música, lo que les da un halo de majestuosidad  y autenticidad suficiente para ser considerados los grandes galardones de la música. Eso sí, siempre obviando que la Academia está formada por las grandes discográficas americanas, esas que nunca han dado un premio a bandas como Guns’ Roses, Patti Smith o Depeche Mode ¿Criterio o Mercado? Solo hay que ver los resultados de la gala de este año en algunas categorías. Macklemore & Ryan Lewis han ganado los más altos premios de rap, siendo de lejos la propuesta más pobre (hasta ellos mismos han pedido disculpas por Twitter); Daft Punk han arrasado con uno de sus peores discos (mejor álbum, mejor producción por Get Lucky); Led Zepellin han vencido a David Bowie o Queens of Stone Age con un disco de temas antiguos en directo; Imagine Dragons son la mejores intérpretes rock ¿acaso hacen rock?…y así con la mayoría de vencedores.
No obstante, como siempre sucede, los vencedores y la calidad de sus obras es lo de menos, ya que lo importante es el espectáculo. De esta forma todos los medios mostraban el circo montado por Madonna y Macklemore o el culo de Beyoncé, olvidando el significado reivindicativo de los primeros o la brillantez de la segunda. Hasta Lorde, genial de principio a fin, se ha quedado en una chica de los espasmos. Lo peor es que muchos medios musicales seguían este juego, dejando de lado lo más importante: la música.
Y es que los Grammys hace tiempo que dejaron de ser los grandes premios de música (si alguna vez lo fueron), para ser unos galardones más, como cualquier gala de la MTV. No son más que mercado revestido de un supuesto buen gusto que solo ellos creen. Se han vuelto tan falsos como ese cartón piedra que los acoge llamado Los Ángeles.
GANADORES 

ÁLBUM DEL AÑO: “Random Access Memories” de Daft Punk.
GRABACIÓN DEL AÑO: “Get Lucky” de Daft Punk.
CANCIÓN DEL AÑO:  “Royals” de Lorde.
MEJOR ÁLBUM DE COUNTRY: “Same Trailer Differente Park” de Kacey Musgraves.
MEJOR ÁLBUM POP VOCAL: “Unorthodox Jukebox” de Bruno Mars.
MEJOR CANCIÓN DE RAP: “Holy Grail” de Jay-Z y Justin Timberlake.
MEJOR  PERFORMANCE DE UN SOLISTA DE POP: “Royals” de Lorde.
MEJOR  PERFORMANCE DE UN SOLISTA DE POP: “Royals” de Lorde.
MEJOR PERFORMANCE POP DE UN DUO O GRUPO:  “Get Lucky” de Daft Punk y Pharrell.
MEJOR ARTISTA NUEVO: Macklemore y Ryan Lewis.
PRODUCTOR DEL AÑO (NO CLÁSICO): Pharrell Williams.
MEJOR ÁLBUM ALTERNATIVO: “Modern Vampires of the City”, de Vampire Weekend.
MEJOR ÁLBUM DE ROCK: “Celebration Day” de Led Zeppelin.
MEJOR PERFORMANCE DE METAL: “God is Dead” de Black Sabbath.
MEJOR PERFORMANCE DE ROCK: “Radioactive” de Imagine Dragons.
MEJOR PERFORMANCE DE COUNTRY DUO/ GRUPO: From This Valley, “Civil Wars”.
MEJOR VIDEO MUSICAL: “Suite & Tie” de Justin Timberlake.
MEJOR FILME MUSICAL: Live Kisses de Paul McCartney.
MEJOR ÁLBUM POP INSTRUMENTAL: “Steppin’ Out” de Herb Alpert.
MEJOR ÁLBUM POP VOCAL TRADICIONAL: “To Be Loved” de Michael Bublé.
MEJOR ÁLBUM NEW AGE: “Love’s River” de Laura Sullivan.
MEJOR SOLO DE JAZZ IMPROVISADO: “Without A Net (The Wayne Shorter Quartet)” de Wayne Shorter.
MEJOR ÁLBUM VOCAL DE JAZZ: “Liquid Spirit” de Gregory Porter.
MEJOR ÁLBUM INSTRUMENTAL DE JAZZ: “Money Jungle: Provocative In Blue” de Concord Jazz.
MEJOR ÁLBUM DE REGGAE: Ziggy Marley in Concert de Ziggy Marley.
MEJOR ÁLBUM DE WORLD MUSIC: Savor Flamenco de Gipsy Kings.
MEJOR ÁLBUM HABLADO: “America Again: Rebecoming the Greatness We Never Weren’t”.
MEJOR EMPAQUE DE ÁLBUM DE EDICIÓN LIMITADA: “Paul McCartney and Wings”.
MEJOR GRABACiÓN REMIX: “Summertime Sadness” de Lana del Rey.
MEJOR INGENIERÍA EN UN ÁLBUM: Daft Punk.
MEJOR DISCO GOSPEL/MÚSICA CRISTIANA: “Break Every Chain” de Tasha Cobbs.
MEJOR DISCO DE POP LATINO: “Vida de Robi Draco Rosa.
MEJOR CANCIÓN DE RAP: “Thrift Shop” de Macklemore y Ryan Lewis.
MEJOR PERFORMANCE DE RAP: Macklemore y Ryan Lewis.
MEJOR ÁLBUM DE RAP: “The Heist” de Macklemore y Ryan Lewis.
MEJOR PERFORMANCE DE R&B TRADICIONAL: “Please Come Home” de Gary  Clarke Jr.
MEJOR ÁLBUM DE R&B: “Girl on Fire” de Alicia Keys.
MEJOR ÁLBUM CONTEMPORÁNEO URBANO: “Unapologetic” de Rihanna.
MEJOR ÁLBUM DE BLUES: “Get Up”, de Ben Harper y Charlie Musselwhite.
MEJOR CANCIÓN DE COUNTRY: “Merry Go Round” de Shane McAnal
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s